¿Por qué Gamificar en tu empresa?

En la actualidad la gamificación está presente en nuestro día a día como método para captar la atención, aumentar la concentración, el esfuerzo e involucrar y conseguir la participación activa de los usuarios en un proceso.

El término proviene del inglés Gamification o Ludificación y consiste en aplicar principios y procesos de juegos en actividades que en un principio no lo son. Está técnica puede ser extrapolada a diferentes ámbitos para conseguir conducir a los participantes del juego hacia un comportamiento concreto.

Bien encaminada la gamificación puede proporcionar a las empresas un desarrollo de rendimiento y productividad. Gracias a ella, podemos aprovechar la psicología y la motivación y el diseño del juego para mejorar comportamientos en cualquier área.

Si se aplican las mecánicas propias de los juegos se consigue transmitir el mensaje de forma más duradera y eficaz. Con estas estrategias aprovechamos los principios de recompensas e incentivos para incrementar la acción e interacción de los clientes; así mismo, se fomenta la fidelización del cliente que no solo consumirá sino que también hablará de nuestra marca, convirtiéndose en un embajador.

5 claves a tener en cuenta de la Gamificación empresarial

1. La experiencia evoluciona con el usuario

Es importante pensar en el producto como una experiencia en la que el usuario va a interferir. Crear un app que evolucione progresivamente. Comenzar primero por un tutorial que explique al consumidor o colaborador qué debe hacer y pasados los días se introducen misiones básicas.

De esta forma poco a poco el compromiso con la aplicación se hace más fuerte y conseguimos captar su atención. Durante este proceso es esencial saber adaptarnos a todos los usuarios dependiendo de su experiencia y características.

2. Pretende identificar el «Core Loop»

¿Qué queremos que el consumidor o colaborador haga durante el juego? Identificar y delimitar bien qué acciones claves realizan los usuarios, cuáles serán las recompensas para que sientan que progresan en el juego.

No tener claro los objetivos y las recompensas puede provocar aburrimiento y que fracase la gamificación empresarial. Los participantes deben intuir un avance progresivo para conseguir una fidelización eficaz.

3. Ofrecer recursos limitados

Los jugadores necesitan que pongan a prueba su inteligencia y limitando los recursos por tiempo o vidas, maximizan la experiencia del usuario que intentará utilizar todo su ingenio para resolver la app.

Estos límites tienen que dejarse gastar con autonomía y renovarse como premio o dejando pasar un tiempo, este tipo de estrategias aumentan la retención.

4. Fomentar el sentido de propiedad

A todos nos gusta tener algo propio durante el desarrollo del juego, ya sea un avatar o un espacio para diseñar y dar rienda suelta a nuestra creatividad.

Todas las app más populares ofrecen estas estrategias que a cambio de logros el usuario pueda editar su espacio de manera sencilla. Esto provoca mayor afinidad por el juego y su conjunto.

5. Integrar la experiencia social

Crear una comunidad social es clave para fidelizar. Conseguir que los usuarios se organicen o compartan a tiempo real su experiencia mediante las redes sociales potenciará el feedback y la promoción.

Escrito por: Ana Martín del Campo Fernández para IEBS

👉 Si deseas saber más sobre Gamificación y diseñar y ejecutar tu propio prototipo de juego, te esperamos en nuestra Certificación en Proyectos de Gamificación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X