Las organizaciones y la salud mental de sus colaboradores

En el proceso de reactivación de las actividades laborales los Ministerios de Trabajo y Salud han promulgado algunas resoluciones, entre ellas está la RM N°239-2020-MINSA, referida al establecimiento de los lineamientos en la vigilancia, prevención y control de la salud de los trabajadores con riesgo de exposición a COVID-19.

Uno de los lineamientos previos al inicio de las labores, considerados en esta Resolución Ministerial, refiere que todo empleador está en la obligación de implementar las medidas para garantizar la seguridad y salud en el trabajo, cuya finalidad es esencialmente preventiva, coincidiendo con el objetivo fundamental de la Ley N° 29783, Ley de seguridad y salud en el trabajo, que promueve una cultura de prevención de riesgos laborales a nivel nacional.

“Es un estado de bienestar en el que la persona realiza sus capacidades y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad”.

Definición de la Organización Mundial de la Salud

Desde esta perspectiva, en las organizaciones cuya finalidad es reducir el impacto de la situación actual de pandemia que vivimos frente al COVID-19, en la salud de sus colaboradores, tenderán a la implementación de procedimientos para el cuidado y autocuidado de la salud, no solo física, sino también, su bienestar mental.

Como consecuencia de la pandemia del COVID-19, los niveles de estrés en la población en general se han visto incrementados. Específicamente afectan las siguientes 4 áreas:

  • Emocional: ansiedad, depresión, frustración, impotencia, miedo, culpa irritabilidad, tristeza, distanciamiento emocional, entre otras.
  • Conductuales: Hiperactividad, aislamiento, evitación de situaciones de personas o de conflictos, llanto, lenguaje acelerado, dificultades para el autocuidado y descanso o dificultades para desconectarse del trabajo, entre otras.
  • Cognitivas: Confusión o pensamientos contradictorios, dificultades de concentración, para pensar de forma clara o para tomar decisiones, pensamientos obsesivos, dudas, pesadillas, entre otras.
  • Físicas: Dificultades respiratorias, presión en el pecho, hiperventilación, sudoración excesiva, temblores, dolores de cabeza (cefaleas), mareos, molestias gastrointestinales, contracturas musculares, taquicardias, sensaciones de adormecimiento y/u hormigueo en diferentes partes del cuerpo, agotamiento físico, insomnio, alteraciones del apetito, entre otras.

En el ámbito laboral, la falta de claridad en las instrucciones, los plazos poco realistas, el exceso de trabajo, la falta de toma de decisiones, la situación de aislamiento para el trabajo, la sobre vigilancia y la inseguridad laboral, el acoso laboral y/o sexual, y la discriminación, originan estrés.
El estrés ocasiona problemas de salud y puede aumentar las tasas de lesiones y accidentes.

Entre las medidas a emplear por parte de las organizaciones para el cuidado y autocuidado de la salud mental de sus colaboradores, se encuentran:

  • Eliminación o mitigación de la inseguridad laboral, debido que la incertidumbre respecto, si continuaran laborando o no, son una fuente constante de estrés.
  • Infraestructura (muebles, materiales y equipos) de trabajo deben ser ergonómicos y mantenerse en óptimas condiciones de funcionamiento.
  • Los materiales de bioseguridad deben estar disponibles en forma continua y de acuerdo con las necesidades y grado de exposición a riesgos de los trabajadores.
  • Pausas activas para fomentar y reforzar la autoestima, autoconfianza, actitud mental positiva.
  • Identificación de los riesgos psicosociales específicos, con la finalidad de establecer una estrategia integral de ayuda en acompañamiento psicosocial, para la protección y restablecimiento emocional de los colaboradores.
  • Estrategias para promover la Resiliencia y disminuir el riesgo de desarrollar problemas de salud mental en los colaboradores.
  • Brindar información sobre las mejores alternativas de alimentación saludable y balanceada.

Por último, en las organizaciones los equipos de seguridad y salud en el trabajo, deben contar con un profesional de psicología, con quien coordinaran y elaboraran las estrategias para el Plan de intervención en el cuidado y autocuidado de la salud mental de sus colaboradores.

Por: Ps. Carlos Queirolo Rochabrun

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X